No hay tu tía
En algún lado están los terrones de azúcar.
Clic de la felicidad
Happy Happy Joy Joy






lunes, mayo 26, 2008
Recuerdos y costumbres que no se entienden 
La infancia cruel-administrativa
Aragón se presentó a la comisión examinadora y entregó la carta. En su silencio había esperanza. Pobre pibe. Había lagrimeado cuando le pegaron un pelotazo en el recreo y el tribunal le exigía una humillación formal por esa falta al código deportivo.
Leyeron.
"Lloré como una niña. Como una niña hecha o mandada a hacer para llorar. Una como tantas. El tañir de todas las niñas es el llanto. Antes de partir: llevemos una niña, por si es necesario que alguien llore. Y tuve que ir yo. O sea, lloré como una niña en el acto de dar ejecución a su ser. Yo fui yo en el temblor, la resonancia, el aire cargado de inquietud".

Los jueces, que eran tres de guardapolvo, se consultaron mientras buscaban algunas palabras en el diccionario. Al rato, hablaron:
- Está casi bien, pero no está bien.
- Es un poco maricón y no tiene signos de admiración- agregó otro. Volvé la semana que viene.

Aragón, que era el sometido en este caso, pero que a su vez formaba parte del tribunal que investigaba con hostilidad a los que sacaban notas superiores a 8, entendía bien que no había lugar para el desacato. Se dio vuelta y salió de la sala masticando un odio ya ablandado por tres meses de proceso, cartas y audiencias.

Modelo de carta breve
Enfático: sos un mierda.

Plush
Desde hace un año trabajo en una fábrica de pulóveres de plush. El plush es una materia peligrosa, que se importa del pasado, de 1986, porque los árboles originarios se extinguieron. Dije peligro: el que la acaricia demasiado (tiene el poder de generar esa obsesión), termina convirtiéndose en niño.
En la fábrica hay una máquina de frotar plush. Sirve para probar la resistencia al uso de los pulóveres. La fricción es suave, pero el mecanismo llega a ser estrepitoso. Cuando arranca, los conejos corren asustados y los chicos lloran.

Etiquetas: ,


                                                       posteado por Adrián a las 6:16 p. m.



viernes, enero 25, 2008
Tiembla occidente 


El capuccino más grande del mundo, en Moscú.

                                                       posteado por Adrián a las 10:54 a. m.



martes, enero 22, 2008
Oscar lo sabe 
Hace dos días pescó la manía de espiar por la mirilla de la puerta cada vez que entra a su departamento. Como si lo siguieran. Pero nadie, nunca. ¿Para qué lo seguirían?
De todas formas, hay que asegurarse. Pero con discreción, porque él no es un loco de mierda. Una vez, de noche en las calles que lindan con el ferrocarril, una mujer caminaba delante suyo. De repente, ella se dio vuelta, lo miró fijamente como en un clímax de pavor y enseguida salió corriendo a los gritos. Esos sí son locos faltos de buen juicio, que le pueden dar a uno un disgusto.
Entra a la cocina para prepararse un café pesado y negro. Entre las piernas siente a Oscar, que lo saluda ronroneando. El gato es uno de los pocos que saben su secreto mejor guardado: él es el creador del spam "Enlarge your Penis".

                                                       posteado por Adrián a las 2:03 p. m.
RE: Atenti - Hotmail 
LEER ESTO!!!
HOLA SOY LEONARDO MANUEL HUARI PEÑALOZA EL DIRECTOR DE MSN. PERDON POR LA INTERRUPCION PERO MESSENGER SE CERRARA. ESTO ES PORQUE MUCHAS PERSONAS DESCONSIDERADAS TIENEN VARIAS CUENTAS DIFERENTES. NOSOTROS SOLO TENEMOS 578 NOMBRES LIBRES, POR ESTO EL USO DE MSN Y HOTMAIL TENDRA UN COSTO EN ENERO DEL AÑO 2008. SI MANDAS ESTE MENSAJE A 18 PERSONAS DIFERENTES (COMO MINIMO) DE TU LISTA, TU ICONO SE VOLVERA AZUL, LO QUE SIGNIFICA QUE SERA GRATIS PARA TI. SI NO ME CREES VE A (www.msn.com) Y VELO POR TI MISMO. SI QUIERES QUE CERREMOS TU CUENTA NO MANDES ESTE MENSAJE, PERO SI QUIERES CONSERVARLA ENTONCES
MANDA ESTE MENSAJE A TUS CONTACTOS. ESTO NO ES UNA BROMA MANDALO.... NO REENVIES ESTE MENSAJE COPIALO Y PEGALO EN UNO NUEVO, PARA QUE LAS PERSONAS PUEDAN LEER SIN PROBLEMAS

-------
Cómo me gusta esto: "Perdón por la interrupción".

                                                       posteado por Adrián a las 1:48 p. m.



viernes, agosto 03, 2007
Variedades 
ah! no te conté!
anoche soñé que éramos power rangers!!!


---------------------
Bueno, hasta las 4 y media de la tarde del miércoles pensé que era jueves.
(esto es lo que se llama un blog personal).

--------------------

Pienso si soy mal tipo y evalúo si los hechos de mal tipo que me forman, digamos el legajo, han logrado prevalecer sobre el todo. Y si es que realmente hay un todo, cuando lo que cuenta es el resultado y una orientación decidida hacia la porquería. O sea.
El cabello oscurísimo del tipo gana brillos con la luz del monitor. Al levantarse, se saca de la boca una prótesis plástica con colmillos exagerados. Mira hacia abajo: ellos trabajando chiquitos como hormiguitas. Útiles pero tal vez peligrosos. Porque las hormigas, las reales, son sinónimo de disgusto: habitan en el edificio, forman una gran colonia, hacen ruidos de noche, viven como esperando que uno se duerma para. Si usted fuera hormiga, cómo trataría con las malas personas... Ahí está: metérseles adentro. Nada de mordiditas o llevadas de prepo al hormiguero. En acechanza de los orificios, piensa, aguardan. Mejor no dormir acá. O mejor alistar una cápsula dormitorio, preparada para su expulsión a través de largas tuberías en caso de emergencia. Anti-hormiga, anti-napalm, anti-cualquieramenaza nuclear-bacteriológica-química. Capaz.
Mientras tanto, abajo:
- Che, ¿sabías que El Ojo le tiene miedo a las hormigas? Por eso no baja nunca, lo asustan las coloraditas.
- No jodás, ni que las hormigas fueran las vengadoras morales del mundo.
- ¡Es cierto!

                                                       posteado por Adrián a las 1:38 p. m.



viernes, junio 15, 2007
No interesante 
Se viene la "ola polar" y me doy cuenta de que los mini-fin-del-mundo me provocan cierta alegría.
Mal por mí. Debo ser un poco nefasto, sospecho.
¿Paro de subtes? Me refocilo.

No entiendo a la gente que come conejo. No sé qué clase de educación recibieron ni por qué nos llevan a este choque de civilizaciones.

En la serie de televisión más vista en los Estados Unidos, el tipo que tiene el poder de hacerse invisible se dedica a robar celulares.
Así está el mundo.

                                                       posteado por Adrián a las 5:42 p. m.



miércoles, junio 13, 2007
La rata inmanente de la vida 
Son fabulosas las historias de la mesera del bar de la esquina. En el sótano de ese bar dominan la oscuridad y los ruidos aterradores de lo acechante: la rata, ser que durante largos tiempos de la historia se ha diluido en la esencia misma del lugar. Desde luego, gran escándalo y fascinación de los presentes ante las revelaciones sórdidas de la muchacha. A su empleador le crecen ratas, explica, y uno se imagina al viejo en el acto resignado de dar brote a minúsculos mamíferos. Él ha llegado a encariñarse, cuenta la mesera, mientras el público se enardece por la atrocidad del relato y por las tetas que se suman a los esfuerzos expresivos de ella.
No temáis, pajeriles empleados editoriales: yo, meserita de la esquina, os protegeré de la rata y la vida será suave, milagrosa como la espumita del café con leche. Pero la imaginación: pero la rata gordita, negra, poniéndose de acuerdo con otras ratas, organizando el partido, los dogmas y la planificación total del ratifundio: bañarse en el café con leche, mordisquear las medias lunas, dejar pelitos y caquitas en todo, someter a chicas y viejos que se opongan, brotarles, si es necesario. Ella vuelve a prometer la mayor custodia, absurdos escudos misilísticos en Checoslovaquia, para preservar las espumitas mágicas, y se va.
Los que se quedan examinan sus medialunas con lupa y cuentahilos. Mientras las mastican empiezan a escuchar ruiditos que vienen de abajo y de dentro de las paredes. Pero mastican y saborean la espuma del desayuno, porque al fin y al cabo, qué pueden hacer frente a la rata, frente a las palomas que ya han puesto un nido cerca de la ventana.

--------
Eso, querido Papá Noel, son los tipos de problemas a los que uno se ve entregado por la falta de una Máquina de Café.

                                                       posteado por Adrián a las 4:40 p. m.



martes, junio 12, 2007
Acerca de la Coca Zero 
A veces, en el ser apiñado que se forma dentro del colectivo 105, tengo ganas de agarrame a las trompadas con alguien. Porque cuando uno se sube al 105, pasa a formar parte de un animal tonto, resollante, conformado de carnes y abrigos, que va perdiendo y ganando sus moléculas en las ditintas paradas del recorrido. Por hay esos arrebatos de individualidad de los churrasquitos abrigados, que dicen: a este le hago la pelea.
Cuando uno le va a hacer la pelea a un desconocido, deberá proceder con el mayor de los cuidados; es decir, tendrá que asegurarse de que la victoria sea plausible. Además, hay que dejar de lado la riña con niños y con viejas, a menos que uno sea niño o vieja, porque ellos gozan del apoyo popular y ganan aliados rápidamente.
Yo sé que ya son varios los que buscan pelea en el 105, y también los hay en el 146 y en el 24. Esta línea de colectivos tiene, también, choferes peleadores que cada tanto fajan a algún flaco para hacerse los misteriosos. Pero, ¿ellos entienden? ¿forman parte del resollar?

Acerca de la Coca Zero habría que dejar en claro que no tiene nada que ver con lo que se dijo antes, pero siempre conviene sumarse a una campaña fuerte (?). Lo que se sabe es que se vienen nuevos episodios de gresca y altercados: habrá peleas en el cine y en los botes que dan paseos por el Tigre. Mantenga la sintonía y la guardia en alto.

                                                       posteado por Adrián a las 5:24 p. m.



lunes, junio 04, 2007
Siniestro Ediciones 
Lo primero a saber es que Siniestro Ediciones es, en realidad, un secreto sólo conocido por sus integrantes y, formalmente, no existe. La fachada de esta usina de cultura es la propia de algo que no es: a Siniestro Ediciones se ingresa a través de una puerta roñosa en un bar para borrachos de la estación Chacarita. Aquí no hay utilería: el bar y los borrachos son reales, y gracias a ellos, a sus repelentes emisiones de todo tipo, se abarata el costo que exige el alquiler de las oficinas. Alguna vez, se llegó a comentar que directores de Siniestro, ataviados con barbas postizas, reclutaban bebedores de distintos barrios para garantizar la supervivencia de aquella infecta pocilga y así evitar un alza en las expensas del edificio.
Tras pasar la puerta roñosa del bar, uno se encuentra la recepción de Siniestro, ornamentada con las últimas publicaciones y con una tímida recepcionista que suele tener 18 años y que suele durar un máximo de 3 meses en su puesto. Como nadie ajeno a la organización aparece en la recepción, la chica se limita a atender el teléfono –“Panadería La Tostada, buenos días”– y a resistir los intentos de seducción y/o cópula ejecutados, con más o menos circunloquio, por los distintos escalafones del staff. Es cierto que, de vez en cuando, se infiltra algún borracho para hacer sus necesidades o para dormir, pero eso no es parte, digamos, de la mecánica aceitada y rígida que regula el funcionamiento de este oculto y eficaz dispositivo empresarial.
El espacio de la redacción es más bien acogedor, aunque se respire un aire cuchitrilesco, rojizo, y todos vivan quejándose por la falta de lugar. Como ahí antes funcionaba un cine porno, los suelos tienen una inclinación marcada y en distintos rincones todavía se encuentran manchas y escrituras cariñosas de aquellas épocas legendarias.
La pendiente es traicionera y no es raro ver a un redactor rodar por el suelo directo a las oficinas de la dirección, que están en la parte más baja, donde en el cine estaba la pantalla, para evitarle a “los gordos” el exceso de ejercicio. Cada tanto, cuando ellos salen a mirar el trabajo o a tirarse lances con las mujeres que hacen la limpieza, saludan con las cejas al amo supremo que se ubica sobre todos, en el viejo cubículo del proyector. Nadie sabe su nombre y nadie lo tiene visto; sólo se lo conoce como El Ojo.

                                                       posteado por Adrián a las 2:11 p. m.



miércoles, mayo 30, 2007
Ranking de frases de la semana 
1) ¡Contra el misticismo y la tiranía!

2) Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad.

3) Yo voy a la facultad y me encuentro con un montón de gente talentosa y a la que admiro, y en el mundo editorial no paro de ver pelotudos que no saben nada y hacen cualquier cosa.

4) Llegó una placa de video, en la caja tiene un perro con antifaz, de veras que se las ingeniaron...

-----------------------

Venta de peluches por kilo
- Deme un kilo de oso y medio kilo de conejo.
- ¿No quiere agregar un cuarto de pingüino? Recién llegó, está peludito peludito.

----------------------
Che, te harto juro que se ma había ocurrido una frase más, que estaba buenísima, pero me la olvidé mientras cortaba el asado. Para compensar diré que no hay empresa seria que no tenga una máquina de café. Además, es todo un mérito tomarse un minuto en este clima hostil donde vuelan a diestra y siniestra acusaciones de mequetrefe, basura, piojoso, amarrocador, reputo, siniestro tragañoqui, mercenario y alcaucil. Te mando un abracito y no te olvides de traerme la motosierra, como habíamos quedado, adornada con cinta bebé.
El Sanguinario Eduardo

                                                       posteado por Adrián a las 4:09 p. m.



viernes, mayo 18, 2007
Noticiero de hoy 
La parte superior de mi lapicera es un cohete espacial de mini marcianos hostiles. Ampliaremos.

En otro orden de cosas, se habría confirmado que no soy Spiderman.

Con aclamación del público y la crítica, se estrenó la película de Birdman en el Festival de Cannes. El plumífero protagonista, que ahora maneja un Maseratti cargado de supermodelos, ofreció una conferencia de prensa donde recordó las viejas épocas, cuando logró su fama a costa de mucho esfuerzo. "Entonces vivía solo en un volcán, con mi águila compañera. Hanna-Barbera comenzó a filmarme a cambio de unas semillas de girasol y pomos de pasta dental. Yo pensaba que eran comida... maldición, estuve cuatro años alimentándome de esa porquería. Si tuviera a Hanna aquí y ahora, le arrancaría las encías frente a todos ustedes".


-------------
¡Último momento!
Los chicos de hoy, influidos por Internet y el aliento de gato, promueven el caos total y el nihilismo a ultranza.

Boy kills and buries his grandmother to make her stop drinking vodka
english.pravda.ru

Japanese boy tucks his mother's head into his school bag and goes to Internet cafe to watch rap videos
english.pravda.ru

                                                       posteado por Adrián a las 3:25 p. m.



lunes, abril 30, 2007
Las mejores películas de mi vida 
La madre era tía de su propia prima e hija de su hermana. Un medallón tradicional de la familia daba prueba de todo.

Debido a su alergia a los tomates, los marcianos devuelven a Mickey y se marchan.

El falso cura admite ser oftalmólogo. Los isleños lo quieren igual y lo perdonan: "peor si hubiera sido al revés", dicen. Pero la ley habrá de ser cumplida.

Mickey despierta del sueño criogénico con mucha sed y sin alma. Escupe en la calle, tira niños a los chanchos y muestra sus partes en una concesionaria de automóviles. Lo vuelven a congelar.

Lindsay resulta ser una fanática secreta de las armas y despedaza a los canguros zombies con una Gatling Minigun 7,62 mm que extrajo de un helicóptero derribado a naranjazos. Como la película es argentina, en un momento ella dice: "¡Vengan de a uno, carajo!"

Lindsay examina el CD y, viendo el arco iris que se refleja en la superficie del disco, consigue descifrar el contenido. Esa noche, los Irutzi festejan a la luz del fuego por haber recuperado sus tierras. En un momento, como la película es argentina y ella está borracha de alcohol y droga aborigen, piensa en pararse y decir "¡Vengan de a uno, carajo!". Pero justo se enamora de un tipo que pasa en un Fiat 125.

Aldo gana la final del campeonato mundial de taba y lo reclutan de la NBA.

Mazinger Z rompe las cerraduras del edificio de las mujeres, que ahora huyen libres, sólo vestidas con diminutos soquetes.

El hombre horizontal tiene serios problemas en el ascensor y en el cine. También le cuesta conseguir amigos y novia. Sus relaciones empiezan en la horizontalidad del sexo, pero se complican luego, cuando debe asumir compromisos verticales.
El hombre horizontal, frente a un formulario burocrático, tacha el ítem altura y lo reemplaza por longitud. Esta película es italiana y está buena porque hay mucha carne y puteadas.

Un hombre conoce a Barney, que está repartiendo volantes frente a los cines de Caballito. Se lo lleva a vivir a su casa y le enseña Tai Chi Chuan. Discuten a Toni Negri, deploran distintas literaturas y ensayan alegres coreografías. La vida se rodea de ese temblor que sucede a las palabras de la poesía. El hombre piensa planes para ambos, piensa: empuñaré mis sueños para cincelar el futuro(*). No le importa nada.
Un día, regresa al hogar y Barney no está. Lo espera y no viene. Lo espera otro día, lo busca, lo persigue pero nadie sabe de él. Hasta se lo niegan: nunca existió. La tristeza y la soledad se oscurecen por la sombra de una locura sospechada.
Pasan meses. El invierno ya se siente en la calle cuando, una tarde, lo ve venir del brazo de otro, un marinero. Ellos sonríen mientras cortan el gentío abrigado de junio. Él, herido de muerte, se para frente a Barney como esperando una respuesta. Pero Barney desvía la mirada y sigue de largo. Él insiste, lo llama desesperado y lo tironea de un brazo, pero sólo recibe una trompada naval a cambio. Desde el suelo, ve a Barney decir: mi nombre es Adolfo y no soy un dinosaurio. No te conozco.

Esta también es argentina y trabaja Alberto Fernández de Rosa. No hay fornicación ni armas automáticas, pero tiene lo suyo.

* Buen slogan para Academias Pitman.
-------------------

Half Life nos deja la enseñanza que, además de las hormigas, al cataclismo nuclear sobrevivirán las máquinas de gaseosas.

                                                       posteado por Adrián a las 1:57 p. m.



viernes, abril 13, 2007
Blub 
La productividad adolece de perjuicio severo. Hay sueño, hay notoria existencia de la espalda, hay la atrapante aficción al entretenimiento. Ese tenerse entre, pero sin punto de partida o de llegada. El solo estar.
¿No es medio irracional andar por ahí 14 horas seguidas sin echarse una siestita?
Veo la productividad admirable de otros. Ellos, a quienes conocía y tenía en consideración como iguales en cuanto capacidad productiva e ingenio para evadir los obstáculos. Hoy tengo mucho desorden.

-----------------------------------------

Graffitti en un camión que pasó y se fue
Gallagan = puto.

El signo de igualdad le agrega una nueva dimensión a la leyenda. Ni hablar del punto final. Estamos ante un campeón anónimo de la gramática del insulto. Lo felicito y le extiendo mi torpe extremidad mánica en afectuosa señal de reconocimiento. Con semejante rival, Gallagan está perdido.

-----------------------------------------

Agraciado personaje de alta productividad tuvo la bondad de comunicarme que los dinosaurios tuvieron carne de pollo. Yo (llo), que antes no creía en los dinosaurios (pero sí en los dragones), empiezo a concederles cierto nivel de realidad. Porque en los pollos sí creo.

Siento la mágica inminencia de un acontecimiento. Casi que, uno de estos días, me pongo a pensar.

                                                       posteado por Adrián a las 4:53 p. m.



viernes, marzo 30, 2007
Televisión de la semana 
No sé si lo soñé o finalmente ocurrió. Una película donde el fanático de las armas despedaza a los canguros zombies con un cañón antiaéreo de calibre 20 mm. Él se regocija-ilumina mientras el aluvión mónstruico cae descarnado para fundirse con el desierto oscuro. Cuánta blandura en los animalitos aniquilados por el loco. En sus huesitos solitos. (Alta cadencia de disparo, un arma diseñada para abatir Migs-15 rojos en Corea, ahora desbocada sobre el empecinamiento típico de los zombies). Es que, a la larga, uno se encariña con el terrible marsupial, solo y canguro, pobrecito. Pero con el zombie humano no; a ese, ni un vaso de agua.

Después pude encontrar una peli de ciencia ficción, futurista, bien a mi gusto.
Todo ocurría en un país regido por un triunvirato de pelados con anteojos de apariencia ingenieril. En aquel territorio, el ingenio prevalecía totalmente sobre la naturaleza y los hombres, lo que daba lugar a una perfección ineludible de lo cotidiano y a una falta de expectativas mortal. Se registraba una disminución gravísima en las tasa de natalidad, incendios, fornicación, disputas y quejas.
Cierto día, para revertir la situación, el triunvirato decidió generar un acontecimiento que propiciara un oleaje emotivo de gran magnitud. Se concluyó que convenía embarcar el país en la gran empresa social de maximizar el tamaño de los pollos.
Era cierto que ya nadie toleraba la ineficacia cárnica de los pollos, su poca eficiencia nutricional, su inutilidad. “¡Estás pollísima!”, se acusaban las mujeres en contienda. El lenguaje se había colmado de pollismos desdeñosos. Urgía empollar los pollos a su máxima pollez: borborotarlos, si fuera posible. Pero, tristeza en el país, para que los pollos crecieran se necesitaba alumbrarlos con lámparas poderosas, y el país no tenía suficiente energía para eso.
Se consultó a las mayores inteligencias, que entonces estaban dedicadas al diseño de cohetes intergalácticos, aviones de caza y comidas en pomo de pasta dental. En una gran reunión se decidió que lo mejor era montar un gran espejo en el espacio, que reflejase constantemente la luz del sol sobre un territorio delimitado. Ahí residirían y crecerían los pollos, picoteando por el campo, tranquilos y sin advertir su abominable sobredimensionamiento.
Después de eso, la película es puso medio loca, onda Matrix, y me fui a dormir.

En estos días vi el corto Sol naranja en una emisión de Canal 7. Mis felicitaciones.

                                                       posteado por Adrián a las 4:10 p. m.



lunes, enero 29, 2007
El puentecito 
El río viene a dar en un bolsón de agua cuyo nivel es controlado por unas esclusas. Sobre éstas hay un puentecito hecho con tablas de madera de medio metro de ancho y sin barandas. Para pasar tenés que ser medio guapo y haber decidido antes para qué lado vas a tratar de caerte en caso que pierdas el equilibrio. No es una elección difícil, porque de un lado te espera el agüita y del otro, una muerte violenta sobre las piedras.
Creo que en este lugar tendrían que colocar un cartel de advertencia: "Cruce peligroso" , "Puente nefasto", o algo así. Pero pensándolo bien, este tipo de avisos genéricos, de fantasía, no asustan a nadie. Habría que hacer, en cambio, un estudio más severo sobre la peligrosidad real del puentecito. Cuantificar el riesgo.

Fácil: para algo están las escuelas. Hacés pasar mil niños y al final contás cuántos se te cayeron. De ahí sale el coeficiente de riesgo de un cruce, pero también podría usarse para escaleras, ascensores, calesitas, etc.. A ojo desnudo, calculo que el puentecito de las esclusas tiene una peligrosidad de 1/500n (niño), lo que es aceptable, pero habría que hacer la prueba verificatoria y después poner el cartel de advertencia que corresponde.


                                                       posteado por Adrián a las 7:30 p. m.



lunes, enero 22, 2007
La parrilla 
Acabamos de conocer una gata. Una flaquita marmolada. Va de una mesa a otra frotándose contra las patas de las sillas, contra las paredes. Pide: algo de carne, el contacto satisfactorio de alguna mano.
No sabemos si trabaja en esta parrilla o vino, nada más, como nosotros, a comer. Hablando de comer: sorprende que lo único que hay en esta parrilla es, según nos comenta el mozo, "parrilla". Es decir, todo o nada. Que sea el todo, entonces.
Mientras la gata sigue paseando, el todo, el absolutismo de la palabra "parrilla", se convierte en un breve devenir de nimiedades cárnicas con las que uno no llega a establecer una relación de real conocimiento como pasa cuando se está frente a un verdadero asado.
Antes de irnos pienso que, cuando crezca, esta va a ser una gata muy cachafaz(a). Una belleza desordenada. Una pena que no podamos llevárnosla o conseguirle un mejor trabajo.
---------
Ayer vi una oveja carneada. Son las cosas lindas del campo (?)
---------

                                                       posteado por Adrián a las 11:26 p. m.



jueves, enero 04, 2007
¡Verdades del jueves! 
No estornudo en ascensores; no soy de la naturaleza.

----------------------------

Esa diferencia que habemos en el entendimiento íntimo de los signos de interrogación y exclamación. Y luego esa diferencia insoluble entre la voz y el cuerpo que dicen (el decir) y la tontería de entonar la escritura con un puntos y palitos (a estacazos).
No digo la diferencia que de nuestro entendimiento íntimo sobre las palabras y las mesas (sillas), u otros signos. Importa sólo la entonación. Como yo apenas entiendo, vamos al ejemplo ==> Me interesa el muchacho del messenger que pone en funcionamiento los siglos de pulimento, mezcla y derrame del lenguaje en un "joyaaa!!!" aprobatorio. ¡Qué festejo!: ¿qué festeja? Yo me reservo los signos de admiración para el día que me gane el Loto, así que cuando chateo con él me pregunto si lo estoy molestando justo en el momento crucial en que su suerte lo hace millonario. Después, poco después, me lo encuentro en su física persona y trato de descubrir en él los puntos y los palitos de la exclamación eufórica. Lo examino, lo charlo, lo grabo en cinta, lo escucho con detenimiento. Las estacas no aparecen, no cortan la cinta. Sí un ritmo cansino en un campo sin árboles, una seriedad que evade la intensidad emocional. No hay rastros del dinero del Loto ni de las joyaaas.
Entonces: tenés razón, no vas a escribir como habás y viceversa. Pero, ¡pero!: no es lo mismo y me permito querer una mayor correspondencia entres las performances comparadas, al menos para entender lo que decís y si realmente te ganaste el premio mayor o estás así de alegre sólo de respirar.
Como te darás cuenta, yo no tengo buena onda.

--------------------
¡Feliz 2007!!

                                                       posteado por Adrián a las 10:49 a. m.